Menú Close

Zapatillas para la caída del Trail Running

La definición de caída de las zapatillas de trail es la diferencia de altura de la suela entre el talón y los dedos. En este artículo se le informa todo sobre la caída de las zapatillas de trail-running, desde su influencia precisa en su paso hasta cómo adoptar un paso más natural.

¿Qué es exactamente la caída?

¿Escuchas cada vez más sobre la caída de un zapato o te encuentras con esta expresión cuando lees sobre trail-running? ¿Tienes una vaga idea de lo que es y quieres saber más? ¡Es fácil de entender!

La caída de una zapatilla para correr es muy fácil de medir: es la diferencia de altura entre la parte trasera y la delantera de la zapatilla. La para trasera se mide en el talón y la delantera en los dedos de los pies. Es fácil comprender que esta diferencia de altura tiene un gran impacto en la zancada del corredor. Un pie descalzo tiene una caída cero ya que el talón y el pie delantero están al mismo nivel.

¿Cómo va a afectar eso a tu paso?

La diferencia de altura entre la parte delantera y trasera del zapato tiene un impacto significativo en la zancada del corredor. Cuanto mayor sea la caída, más importante será el impacto en el talón. Cuando el talón recibe este impacto, casi no hay función de amortiguación o al menos una amortiguación mucho menor que con el desenrollado del pie. Esta falta de amortiguación implica una onda de choque más grande que se extenderá a la pierna y al cuerpo. Esto induce patologías articulares en toda la pierna pero también patologías lumbares. Tampoco debemos descuidar las vibraciones en toda la cadena tendinosa muscular, ya sea en el tendón de Aquiles, pantorrilla, cuádriceps y otros. El uso de zapatillas para correr con una caída alta puede, tarde o temprano, tener consecuencias bastante negativas sobre la salud del corredor.

Por otro lado, una caída reducida favorece un paso más natural.

Con una caída baja, la parte delantera del pie es la primera en estar en contacto con el suelo, y es mucho más flexible que el talón, por lo que ofrece una capacidad de absorción de impactos mucho mayor. Como resultado, la onda de choque se reduce al ser absorbido por pantorrillas, rodillas y muslos. Esta técnica de amortiguación natural ahorra mucha energía. Por eso, la adopción gradual de la zancada natural demuestra ser más beneficiosa a largo plazo, tanto para la salud como para la eficiencia deportiva, ya que, automáticamente, aterrizar en los dedos de los pies también nos brinda una propulsión mucho más eficiente.

Sin embargo, esto requiere una técnica diferente y una cierta adaptación. Con menos apoyo, los reflejos propioceptivos están, por tanto, más estresados, y como el zapato ya no aporta su tecnología de rebote, la zancada se modificará, la cadencia aumentará y otros ajustes sucederán de forma completamente natural. Al igual que cualquier actividad, es una cuestión de hábito y, por lo tanto, es necesario un poco de entrenamiento para aprovecharla al máximo.

Esto es más fácil para los principiantes porque su paso no está influenciado por malos hábitos. Para aquellos que ya no son principiantes, el único método es un método progresivo para acostumbrarse a caídas cada vez más débiles. Es por eso que Cimalp ha optado por lanzar un concepto innovador con una zapatilla de running de caída progresiva. De hecho, estos zapatos llevan al corredor hacia una evolución gradual para una pisada más natural y menos traumática.

La solución de CimAlp

Esta zapatilla de trail versátil y eficiente ha sido diseñada para acoger 3 plantillas diferentes y, por lo tanto, 3 caídas diferentes, para ayudar gradualmente al corredor a evolucionar hacia un paso natural y una caída de menor impacto.

Con esta caída progresiva, esta innovadora zapatilla para correr permite a los corredores progresar paso a paso hacia una técnica más natural, sin cambiar abruptamente a una caída baja y sin riesgo de lesiones a corto plazo. Tendrá sentido comenzar con la caída 8 (la suela roja), para luego probar la 6 (la suela naranja) y pasar gradualmente a la caída 4 (suela amarilla). La transición de la caída 8 a la 4 es gradual y dependerá de tu caso, pero esto se puede hacer en un período que variará entre 2 a 6 meses.

Al desarrollar esta zapatilla para correr con caída progresiva, CimAlp primero quiso pensar en la comodidad, versatilidad y adaptabilidad para todo tipo de corredores. Encontrar el zapato adecuado nunca es fácil, pero encontrar la caída ideal tampoco lo es.

De hecho, el modelo 864 (el nombre proviene de las caídas disponibles de 8, 6 y 4 mm) es una zapatilla de trail polivalente que ofrece un confort enorme y un agarre increíble gracias a su suela VIBRAM, también muy resistente a la abrasión. En conclusión, la innovadora zapatilla de trail running 864 es el modelo ideal para corredores exigentes que no comprometen el rendimiento y la comodidad.